¿Dónde es más barato encontrar alojamiento 'online'?

Los usuarios de internet tienen la posibilidad de alquilar desde una mansión, un apartamento, una habitación o un sofá de una casa cualquiera en tan solo unos pocos clicks. El problema al que se enfrentan es, paradójicamente, la excesiva oferta. Y es que una de las búsquedas más populares en Google es la del alojamiento barato tanto en casas de particulares como hoteles. A los gigantes ya conocidos como Booking, Rentalia, HomeAway o Tripadvisor se han unido nuevos protagonistas cuyo modelo de negocio está orientado al consumo colaborativo, como por ejemplo Airbnb. Pero hay más: BeMate, Alterkeys o la aplicación HotelTonight también ofrecen sugerentes fórmulas para ahorrarnos un dinero si queremos dormir barato.   A pesar de la generosa oferta hotelera de la que disponen la mayoría de países, cada vez más usuarios apuestan por buscar un apartamento de otro particular en la red. El negocio es redondo. El propietario de la vivienda puede sacarle provecho a una escapada cualquiera de un fin de semana para alquilar su casa y ganar, de esta forma, un dinero extra. Por su parte, el que alquila puede aspirar por el mismo precio que una habitación de hotel (o menos), a una casa con algo más que un cuarto y aseo.   Cualquiera puede alquilar una casa en estas páginas. Tan solo es necesario escribir la ciudad de destino, fecha de entrada y salida y número de personas En esto del consumo colaborativo destacan las páginas webs Airbnb, Homestay, Wimdu o 9flats, entre muchas otras. La plataforma Airbnb en concreto registró entre septiembre de 2011 y el mismo mes de 2012 más de un millón de noches reservadas en España, multiplicando por diez la cifra del año anterior (95.000). Cualquiera puede alquilar una casa en estas páginas. Tan solo es necesario cumplir con una serie de requisitos muy básicos como escribir la ciudad de destino, fecha de entrada y salida y número de personas. Algo parecido a como ocurre en los buscadores de vuelos. La experiencia de uso y precios son muy parecidos entre ellas. Si realizamos una búsqueda en Madrid para una noche esta semana aparecen ofertas como por ejemplo una habitación por 20 euros o un apartamento a partir de 50 euros. No esperen ningún regalo. Cuanto más se pague mejores serán las calidades.   Sí hay más diferencias con respecto a las grandes compañías como Booking. Al realizar la misma búsqueda esta web refleja pocos resultados de hostales y siempre a partir de los 40 euros por habitación. Los demás superan los 100 euros (en ocasiones los 200), y corresponden a hoteles. Si filtramos por apartamentos para luchar en igualdad de condiciones, nos encontramos estudios desde 50 euros. Para alquilar algún apartamento con dormitorios independientes hay que pagar un poco más (alrededor de los 70 y 80 euros).   HotelTonight: el Lastminute de los hoteles   HotelTonight es una aplicación móvil muy útil para hacer reservas de hoteles a última hora o hasta una semana antes. La fórmula que la diferencia del resto de plataformas es muy sencilla: se aprovecha de la localización del usuario para sugerirle las habitaciones de los hoteles más económicas de ese día en concreto y cercanas a su posición actual. Ahorrándose de esta forma el paso por Google y los molestos formularios de los anteriores sitios. La forma de utilizar esta app es muy sencilla. Nada más descargarla de forma gratuita el usuario tiene que permitir que acceda a su localización. Después, sólo hay que pulsar en Comenzar. Gracias a la geolocalización del teléfono móvil aparecerán en pantalla las ofertas de última hora de las habitaciones de hoteles más cercanos. Todos los hoteles son personalmente elegidos por la startup, que los clasifica dentro de diferentes categorías (Basic, Hip, Solid o Luxe), y utiliza fotos que han sido optimizadas para dispositivos móviles. En cuanto a los precios nos podemos encontrar de todo. Una vez más, realizando la misma búsqueda que en las anteriores ocasiones nos encontramos resultados desde 50 euros en adelante y siempre en hoteles. Hay que destacar que no todos los resultados incluyen descuento. Solo algunos casos en los que lo indica justo arriba del precio. Desde su nacimiento en enero de 2011, HotelTonight se ha descargado 11 millones de veces, más de 10.000 socios hoteleros en 28 países se han adscrito a ella y ha logrado estar presente en más de 500 destinos en todo el mundo. Y sigue creciendo a un ritmo vertiginoso. Alterkeys, la apuesta española por el alquiler legal Uno de los inconvenientes de las páginas de alquiler de pisos basadas en el consumo colaborativo es su dificultad de adaptarse a las distintas legislaciones. El pasado mes de julio sin ir más lejos la Generalitat de Cataluña multó con 30.000 euros a Airbnb por comercializar apartamentos turísticos supuestamente ilegales en esta comunidad. Poco después, el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid aprobó el decreto de regulación deApartamentos Turísticos y de las Viviendas de Uso Turístico, cuya principal novedad frente al borrador anterior consistía en la fijación de una estancia mínima de cinco noches en estas viviendas turísticas. Estamos en contacto con diferentes comunidades autónomas en España y otras instituciones europeas para no salirnos del marco legalSegún datos de la Agencia Tributaria entre el 20% y el 25% de la economía en España es sumergida. Y en esto, el sector turismo se lleva la palma. Sitios como Helpx son un buen ejemplo. En esta página se ofrece trabajo en España a extranjeros (principalmente alemanes y holandeses), a cambio de una cama y comida. Con el aliciente de poder aprender español de forma económica. Por todo esto, los emprendedores españoles Joan Muni, Patricia González y Chema Gonzalez crearon Alterkeys. Una página web en la que se pueden alquilar todo tipo de viviendas pero en este caso gestionadas en su gran mayoría por profesionales del sector. "Como nuestras casas están en su mayoría gestionadas por profesionales, hacemos que el arrendador pueda despreocuparse de la entrega de llaves, la limpieza del alojamiento o cualquier incidencia que pueda darse durante la estancia de los huéspedes", ha explicado a este diario su CEO Chema González. "Estamos en contacto con diferentes comunidades autónomas en España y otras instituciones europeas para no salirnos del marco legal. Nos sentamos con ellas para saber qué requisitos tienen que reunir nuestras viviendas para ser legales", ha añadido. Y parece ser que lo cumplen a rajatabla. Prueba de esto es que la semana pasada esta web desactivó 2.731 propiedades en Cataluña por no cumplir con la normativa de la Generalitat. El sector hotelero adopta el modelo de Airbnb Para hacer frente a todas estas plataformas algunos hoteles se han reinventado y han adoptado distintas fórmulas que, de momento, están funcionando. Un ejemplo de esto lo tenemos en la cadena hoteleraRoom Mate. La compañía liderada por Enrique Sarasola acaba de estrenarBeMate. Una plataforma todavía en fase beta que permite a sus clientes alojarse en apartamentos turísticos disfrutando al mismo tiempo de algunos servicios propios de un hotel.   Los apartamentos se encuentran a 15 minutos de cada uno de los hoteles de Room Mate por lo que los clientes que los alquilen pueden recoger y dejar las llaves las 24 horas del día, depositar las maletas en consigna y disponer de un servicio de conserjería. La cadena hotelera también garantiza que esas viviendas cumplen unos requisitos de calidad y se corresponden con las fotografías, para evitar sorpresas de última hora. Eso sí, todo esto tiene un precio. Por eso, al realizar la misma búsqueda de antes en Madrid ya no aparecerán resultados a 20 euros, sino solo a partir de 70 euros en adelante.   BeMate permite a sus clientes alojarse en apartamentos turísticos disfrutando al mismo tiempo de algunos servicios propios de un hotel No es la única cadena hotelera que ha movido ficha frente al consumo colaborativo. Sidorme ha suprimido de sus hoteles algunos servicios que consideraba superfluos como el restaurante, externalizado el servicio de limpieza o sustituido la iluminación tradicional fluorescente por LEDs, y a cambio ofrece otros como atención las 24 horas, café y wifi de alta velocidad gratis y desayuno completo con un objetivo; bajar los precios. La cadena hotelera ha logrado de esta forma meterse en el segmento de los hoteles low cost con unas habitaciones e instalaciones propias de un cuatro estrellas. Según su CEO, Jairo González, "el modelo Sidorme es como la señora que tiene su propia casa y alquila una habitación por 50 euros. Lo hace porque tiene unos costes fijos prácticamente amortizados y costes variables muy bajos. Es un modelo similar al consumo inteligente que nosotros ofrecemos".   ¿Suficiente para competir con las páginas que inundan internet? Enrique Sarasola lo tiene claro: "Ante el inmovilismo del sector y la permanente crítica a las nuevas formas de alojamiento turístico, nosotros pensamos que es mejor acercarse al cliente y conocerle mejor".