El banco tiene pisos en el bloque donde vivo y no paga la comunidad, ¿qué podemos hacer?

Si la entidad bancaria se ha adjudicado las viviendas, se ha convertido en propietario de las mismas y a su vez en comunero de la comunidad de propietarios a la que pertenecen, por lo tanto, asume los mismos derechos y obligaciones como cualquier otro propietario. El problema surge en la forma de comunicarse con el banco, ya que en ocasiones es difícil encontrar un interlocutor válido que, en nombre del banco, se haga cargo de la gestión del problema asumiendo el rol de propietario, ya que la mayoría de los bancos no están asumiendo ese rol. En principio, debe intentarse la reclamación extrajudicial. Si no funciona, deberemos acudir a una acción judicial, interponiendo una demanda judicial de reclamación de las cuotas. Para presentar dicha demanda, la comunidad de propietarios necesita: i) acuerdo de la junta de propietarios recogido en el libro de actas de la comunidad, ii) certificado de deuda emitido por el administrador o secretario y firmado por el presidente de la comunidad y iii) requerimiento fehaciente previo al comunero deudor. Una vez reunida toda la documentación, podremos interponer la correspondiente demanda de juicio monitorio en reclamación de cuotas comunitarias impagadas. A la hora de presentar la petición inicial de proceso monitorio, es aconsejable asistirse de los servicios de abogado y procurador, pues las costas judiciales se repercutirán en todo caso al deudor, independientemente de la cuantía del asunto, tal y como establece el artículo 22 de la Ley sobre Propiedad Horizontal. Una vez obtenga la comunidad de propietarios una sentencia favorable (o un decreto para el caso de que no se hubiera celebrado juicio por falta de oposición del deudor), podremos instar un procedimiento de ejecución contra el banco, en el que podemos solicitar el embargo de depósitos y saldos en cuentas bancarias (art. 592. de la LEC), por lo que el cobro de la deuda con intereses y costas estaría asegurado. Es importante destacar que desde la entrada en vigor de la Ley 8/2013 de 26 de junio de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas que modifica notablemente el art. 9e) de la Ley de Propiedad Horizontal, se amplió el plazo para reclamar las deudas de los comuneros a la comunidad de propietarios, anteriormente solo se podían reclamar el año en curso y el anterior, sin embargo, ahora el plazo de reclamación es de tres años más el ejercicio en curso. Esta modificación es claramente beneficiosa para las comunidades de propietarios, ya que verán cómo el nuevo propietario deberá asumir la deuda de los tres ejercicios anteriores y no la del año anterior, como ocurría anteriormente.